Participara Arzobispo de Monterrey en el Encuentro sobre la Protección del Menor en la Iglesia
Ciudad de México a 18 de febrero de 2019 Prot. 02/2019 S.E. Mons. Rogelio Cabrera López, Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, viaja a Roma para participar en el Encuentro sobre “La protección de los menores en la Iglesia” convocada por el Papa Francisco. Lo acompaña Mons.... Leer Más...
Superioras y superiores religiosos afirman que el abuso de niños es un mal no negociable
Los Superiores y Superioras Mayores de Órdenes y Congregaciones religiosas del mundo afirmaron que “el abuso de niños es un mal en todo tiempo y lugar: este punto no es negociable”. Antes del encuentro del Papa Francisco con los presidentes de las conferencias episcopales del mundo sobre la... Leer Más...
Papa Francisco: Dios nos ama con el corazón y no con las ideas
Durante la Misa celebrada este martes 19 de febrero en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco aseguró que Dios tiene sentimientos, “no es abstracto” ni es solo ideas, sino que “sufre” y esto “es el misterio del Señor”. En su homilía, el Santo Padre invitó a tener un corazón similar al corazón de... Leer Más...
Hoy es la Fiesta de San Auxibio, primer Obispo de Chipre
En el siglo primero de la era cristiana San Auxibio sirvió como el primer obispo de la isla de Chipre por cerca de 50 años. La isla está ubicada en el mar Mediterráneo, a 113 kilómetros al sur de la actual Turquía, y hoy forma parte de la Unión Europea. Este Santo de la Iglesia Católica es... Leer Más...
AMOR POR NUESTRO SEMINARIO
Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 17 de febrero 2019. El Arzobispo de Monterrey, Mons. Rogelio Cabrera López, realizó un llamado a la comunidad para brindar su amor a la familia de Seminario de Monterrey. “En el marco de las celebraciones por nuestro... Leer Más...
prev
next
Sábado, 17 Noviembre 2018 18:37

Hoy es fiesta de Santa Isabel de Hungría, la que "murió para la tierra"

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

Cada 17 de noviembre la Iglesia celebra a Santa Isabel de Hungría, una joven madre que aprovechó su condición de nobleza para ayudar a Cristo en los más pobres. Al morir, se apareció y dijo que iba para la gloria y que había muerto para la tierra.

Hija del rey de Hungría, nació en 1207 y fue dada en matrimonio a Luis Landgrave de Turingia. Por ello, desde muy temprana edad sus padres la enviaron al castillo de Wartburg para que se educase en la corte de Turingia con el que sería su esposo. Allí tuvo que soportar incomprensiones por su bondad.

Su prometido, cada vez que pasaba por la ciudad, le compraba algo a la Santa y se lo entregaba muy respetuosamente.  Más adelante el joven heredó la “dignidad” de Landgrave y se casó con Santa Isabel. Dios les concedió tres hijos.

Luis no ponía impedimento para las obras de caridad de la Santa, pero por las noches, cuando se ella se levantaba a orar, su esposo le agarraba la mano con miedo a que tantos sacrificios le hagan daño y le suplicaba que volviera a descansar.

Por un tiempo, el hambre se hizo sentir en esas tierras y Santa Isabel se gastó su dinero ayudando a los pobres y el grano que estaba reservado para su casa. Esto le valió grandes críticas. Como el castillo quedaba sobre una colina, construyó un hospital al pie del monte para dar de comer a los inválidos con sus propias manos, y pagaba la educación de los niños pobres, especialmente de los huérfanos.

Luis murió en una de las cruzadas, víctima de la peste, y Santa Isabel sufrió mucho. Luego su cuñado se apoderó del gobierno y ella tuvo que mudarse. Más adelante, cuando sus hijos tenían todo lo necesario, tomaría el hábito de la tercera orden de San Francisco.

Su sacerdote confesor la sometió a grandes sacrificios como el despedir a sus criados que más quería. Hilaba o cargaba lana, ayudaba a los enfermos, vivía austeramente y trabajaba sin descanso. Partió a la Casa del Padre al anochecer al 17 de noviembre de 1231.

Se dice que el mismo día de su muerte, un hermano lego se había destrozado un brazo en un accidente y sufría en cama con los dolores. En eso se le apareció Santa Isabel con vestidos radiantes y el hermano le preguntó el porqué estaba tan hermosamente vestida. A lo que ella respondió: “es que voy para la gloria. Acabo de morir para la tierra. Estire su brazo ya que ha quedado curado”.

Dos días después del entierro llegó un monje cistercense al sepulcro de Santa Isabel y se arrodilló para pedirle a la Santa que intercediera para curarse  de un terrible dolor de corazón. De un momento a otro quedó completamente curado de su enfermedad.

Más información enhttps://www.aciprensa.com/madres/isabel.htm

Visto 38 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.