El Papa expulsa del estado clerical a sacerdote acusado de abusos en Chile
El Papa Francisco decretó, de forma inapelable, la expulsión del estado clerical del sacerdote Cristián Precht, acusado de abusos a menores en Chile. Así lo notificó el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Luis Ladaria, al Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo... Leer Más...
Papa Francisco: El camino de la santidad no es para los perezosos
A través de su cuenta oficial en la red social Twitter, el Papa Francisco aseguró hoy que “el camino de la santidad no es para los perezosos”. “Hacer siempre el bien requiere esfuerzo… ¡El camino de la santidad no es para los perezosos!”, aseguró el Santo Padre este 17 de... Leer Más...
Cardenal Parolin: La familia cristiana es signo profético de esperanza en el mundo de hoy
Al participar en el 12° Congreso Mundial de las Familias, el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, aseguró que las familias cristianas son “un signo profético de esperanza en el mundo de hoy”. En su discurso del 15 de septiembre, el Cardenal Parolin aseguró que “las... Leer Más...
El Papa Francisco celebrará la Misa inaugural del Sínodo sobre los jóvenes
El Papa Francisco celebrará, el próximo 3 de octubre, la Misa inaugural de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, dedicada al tema “los Jóvenes, la fe y discernimiento vocacional”. Así lo confirmó la Oficina de Prensa de la Santa Sede esta mañana, precisando que la... Leer Más...
Hoy celebramos a San Roberto Belarmino, defensor de la Iglesia
“Considera auténtico bien para ti lo que te lleva a tu fin, y auténtico mal lo que te impide alcanzarlo”, escribió una vez San Roberto Belarmino, defensor de la Iglesia ante la reforma protestante, y cuya fiesta se celebra cada 17 de septiembre. Roberto significa “el que brilla... Leer Más...
prev
next
Lunes, 10 Septiembre 2018 11:32

Hoy es fiesta de San Nicolás de Tolentino, patrono de las almas del purgatorio

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

San Nicolás de Tolentino nació en San Angelo (Italia) en 1245; se dice que su madre, avanzada en años, no había podido concebir y junto a su esposo hicieron una peregrinación al Santuario de San Nicolás de Bari donde ella rogó a Dios por un hijo que se entregara al servicio divino, tiempo después quedó embarazada.

Mientras crecía, el pequeño Nicolás pasaba horas en oración, escuchaba con entusiasmo la Palabra de Dios, llevaba a su casa a los pobres para compartir con ellos lo que tenía y se deleitaba en leer buenos libros como estudiante.

Después de escuchar el sermón de un fraile o ermitaño de la Orden de San Agustín, se decidió a renunciar al mundo e ingresó a la Orden en el convento del pequeño pueblo de Tolentino. Hizo su profesión religiosa antes de haber cumplido los 18 años de edad y en 1271 fue ordenado sacerdote en el convento de Cingole.

Los últimos 30 años de su vida, aproximadamente, Nicolás vivió en Tolentino. Predicaba en las calles, administraba los sacramentos en asilos para ancianos, hospitales y prisiones. Asimismo pasaba largas horas en el confesionario.

Cuando por gracia de Dios obraba algún milagro, pedía a los presentes que “no digan nada sobre esto. Denle las gracias a Dios, no a mí".

Los fieles, impresionados de ver las conversiones que obtenía y su profunda espiritualidad, le pedían que intercediera por las almas del purgatorio y esto le valió, muchos años después de su muerte, ser nombrado “Patrón de las Santas Almas”.

El Santo padeció por mucho tiempo de dolores de estómago y poco a poco su salud fue empeorando.  

Un día se le apareció la Virgen María y le dio instrucciones para que pidiera un trozo de pan, lo mojara en agua y se lo comiera con la promesa de que se curaría por su obediencia. Así sucedió y en gratitud, San Nicolás bendecía trozos de pan similares y se los daba a los enfermos, obteniendo numerosas sanaciones.

Partió a la Casa del Padre el 10 de septiembre de 1305 y fue enterrado en la iglesia de su convento en Tolentino.

Muchas décadas después fue expuesto su cuerpo incorrupto y se dice que al parecer un hombre extranjero le cortó los brazos para llevárselos a su país natal, pero fue capturado por un flujo de sangre que brotó de las extremidades del Santo.

Un siglo después se hizo el reconocimiento de los huesos y se vio que los brazos amputados se hallaban intactos y empapados en sangre. Siglos después se repitió el derramamiento de sangre fresca de los brazos de San Nicolás de Tolentino.

Más información:

Visto 11 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.