Participara Arzobispo de Monterrey en el Encuentro sobre la Protección del Menor en la Iglesia
Ciudad de México a 18 de febrero de 2019 Prot. 02/2019 S.E. Mons. Rogelio Cabrera López, Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, viaja a Roma para participar en el Encuentro sobre “La protección de los menores en la Iglesia” convocada por el Papa Francisco. Lo acompaña Mons.... Leer Más...
Superioras y superiores religiosos afirman que el abuso de niños es un mal no negociable
Los Superiores y Superioras Mayores de Órdenes y Congregaciones religiosas del mundo afirmaron que “el abuso de niños es un mal en todo tiempo y lugar: este punto no es negociable”. Antes del encuentro del Papa Francisco con los presidentes de las conferencias episcopales del mundo sobre la... Leer Más...
Papa Francisco: Dios nos ama con el corazón y no con las ideas
Durante la Misa celebrada este martes 19 de febrero en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco aseguró que Dios tiene sentimientos, “no es abstracto” ni es solo ideas, sino que “sufre” y esto “es el misterio del Señor”. En su homilía, el Santo Padre invitó a tener un corazón similar al corazón de... Leer Más...
Hoy es la Fiesta de San Auxibio, primer Obispo de Chipre
En el siglo primero de la era cristiana San Auxibio sirvió como el primer obispo de la isla de Chipre por cerca de 50 años. La isla está ubicada en el mar Mediterráneo, a 113 kilómetros al sur de la actual Turquía, y hoy forma parte de la Unión Europea. Este Santo de la Iglesia Católica es... Leer Más...
AMOR POR NUESTRO SEMINARIO
Por Juan Pablo Vázquez Rodríguez Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org).- 17 de febrero 2019. El Arzobispo de Monterrey, Mons. Rogelio Cabrera López, realizó un llamado a la comunidad para brindar su amor a la familia de Seminario de Monterrey. “En el marco de las celebraciones por nuestro... Leer Más...
prev
next
Miércoles, 11 Julio 2018 12:30

Hoy celebramos a San Benito, patrono de Europa y Patriarca de los monjes occidentales

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

“Ora et labora” (ora y trabaja) es el famoso lema del gran San Benito Abad, Patrono de Europa y Patriarca de los monjes en occidente. Por su legado e influencia sigue siendo uno de los Santos más venerados de toda la cristiandad.

San Benito nació en Nursia (Norcia - Italia) en el 480. Su hermana gemela fue Santa Escolástica. Después de haber estudiado retórica y filosofía en Roma, San Benito se retiró de la ciudad a Enfide (actual Affile) para profundizar en el estudio y dedicarse a la disciplina ascética.

No conforme, a los 20 años se fue al monte Subiaco y vivió en una cueva con la guía de un ermitaño. Años después se fue con los monjes de Vicovaro, quienes después lo eligieron prior.

No duró así mucho tiempo ya que trataron de envenenarlo debido a la disciplina que les exigía. Como era su costumbre, San Benito hizo la señal de la cruz sobre el vaso que le habían dado y el objeto se rompió en pedazos. Después de hacerles caer en la cuenta de lo que habían hecho, se alejó de ellos.

Con un grupo de jóvenes, impresionados por su ejemplo de cristiano, fundó monasterios, uno de ellos en Monte Cassino, y escribió su famosa Regla que ha sido inspiración para numerosos reglamentos de comunidades religiosas monásticas hasta el día de hoy. Asimismo inició centros de formación y cultura.

San Benito era muy conocido por su trato amable y por sus sacrificios. Se levantaba de madrugada a rezar los salmos, oraba y meditaba por varias horas, ayunaba diariamente y acudía a los pueblos a predicar.  El Santo veía el trabajo como algo honroso que llevaba a la santidad.

De igual modo consolaba a los tristes, curaba a los enfermos, daba limosnas y alimento a los necesitados y se dice que en algunas ocasiones “resucitó” a los muertos con la ayuda de Dios.

Su amor y fuerza los encontró en Cristo crucificado y, como exorcista, sometía a los espíritus malignos con la famosa “cruz de San Benito”.

El Santo predijo la fecha de su muerte que aconteció el 21 de marzo del 547, a pocos días de que falleciera su hermana Santa Escolástica. Murió de pie en la capilla con las manos levantadas al cielo. "Hay que tener un deseo inmenso de ir al cielo", fueron sus últimas palabras.

A finales del Siglo VIII en numerosos lugares se empezó a celebrar su fiesta el 11 de julio.

Visto 97 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.