Hoy recordamos a San Auxibio, Obispo
Auxibio nació en Roma, de padres idólatras y tenía carácter dulce y honesto. Para asegurarle un puesto en el desempeño de los cargos públicos, su padre quiso que contrajera un matrimonio ventajoso, pero el santo tenía otros propósitos y pensaba en hacerse cristiano, huyendo de la ciudad y... Leer Más...
TEXTO: Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2018
La Santa Sede ha dado a conocer el Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2018 que lleva por título “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría”. En él, el Pontífice advierte de la cantidad de “hombres y mujeres” que “viven como encantados por la ilusión del dinero” y “que los... Leer Más...
prev
next
Viernes, 13 Octubre 2017 00:00

Hoy celebramos a la Beata Alejandrina Da Costa, quien vivió la pasión de Cristo

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

REDACCIÓN CENTRAL, 13 Oct. 17 / (ACI).- “¿Quieres encontrarme, hija mía? Búscame en tu corazón y en tu alma, ahí habito tu corazón como en mi tabernáculo. ¡Si supieras cuánto me consuelas y cuánto socorres a los pecadores con sólo decirme que eres mi víctima”, le dijo una vez Jesús a la Beata Alejandrina Da Costa, quien vivió en éxtasis la pasión de Cristo.

Alejandrina nació en 1904 en Balazar (Portugal). Por preservar su virginidad, a los 14 años se arrojó de la ventana del segundo piso de su casa, ante la amenaza de unos malintencionados que se metieron a la fuerza para abusar de ella, su hermana y una amiga.

El golpe le causó después una parálisis total que la obligó a estar en cama por el resto de su vida. Más adelante se ofreció a Cristo como víctima por la conversión de los pecadores, por amor a la Eucaristía y por la consagración del mundo al inmaculado Corazón de María, mensajes fundamentales de Fátima.

Los últimos 13 años de su vida no probó alimento, ni bebida y tan sólo se mantuvo de la Comunión. Entregada a la vida de oración y ayuno, en 180 ocasiones experimentó místicamente la pasión de Cristo con mucho sufrimiento.

Miles acudían a su lecho para recibir de ella palabras de consuelo y se hizo Cooperadora Salesiana.

El 13 de octubre de 1955, aniversario del “milagro del sol” que se produjo en Fátima 38 años antes, partió a la Casa del Padre. Antes de morir dijo: “No pequen más. Los placeres de esta vida valen nada. Reciban la Comunión; recen el rosario todos los días. Esto, lo resume todo”.

A pedido de la Beata, quedó escrito en el epitafio de su tumba la siguiente inscripción: “Pecadores: Si las cenizas de mi cuerpo pueden ser útiles para salvarte, acércate. Si es necesario pisotéalas hasta que desaparezcan, pero no peques nunca más. No ofendas más a nuestro amado Señor. Conviértete. No pierdas a Jesús por toda la Eternidad. ¡Él es tan bueno!”.

San Juan Pablo II la beatificó en el 2004 y en aquella ocasión señaló que “en el ejemplo de la beata Alejandrina, expresado en la trilogía ‘sufrir, amar y reparar’, los cristianos pueden encontrar estímulo y motivación para ennoblecer todo lo que la vida tiene de doloroso y triste con la mayor prueba de amor: sacrificar la vida por quien se ama”.

Más información en el siguiente enlace:

Visto 59 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.