Hoy es la fiesta de San Ambrosio, Doctor de la Iglesia y mentor de San Agustín
REDACCIÓN CENTRAL, 07 Dic. 17 / (ACI).- Hoy la Iglesia Universal celebra a San Ambrosio, un destacado orador y uno de los más ilustres Padres y Doctores de la Iglesia Latina junto a San Agustín, San Juan Crisóstomo y San Atanasio. El aporte de San Ambrosio... Leer Más...
prev
next
Viernes, 13 Octubre 2017 00:00

Hoy celebramos a la Beata Alejandrina Da Costa, quien vivió la pasión de Cristo

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

REDACCIÓN CENTRAL, 13 Oct. 17 / (ACI).- “¿Quieres encontrarme, hija mía? Búscame en tu corazón y en tu alma, ahí habito tu corazón como en mi tabernáculo. ¡Si supieras cuánto me consuelas y cuánto socorres a los pecadores con sólo decirme que eres mi víctima”, le dijo una vez Jesús a la Beata Alejandrina Da Costa, quien vivió en éxtasis la pasión de Cristo.

Alejandrina nació en 1904 en Balazar (Portugal). Por preservar su virginidad, a los 14 años se arrojó de la ventana del segundo piso de su casa, ante la amenaza de unos malintencionados que se metieron a la fuerza para abusar de ella, su hermana y una amiga.

El golpe le causó después una parálisis total que la obligó a estar en cama por el resto de su vida. Más adelante se ofreció a Cristo como víctima por la conversión de los pecadores, por amor a la Eucaristía y por la consagración del mundo al inmaculado Corazón de María, mensajes fundamentales de Fátima.

Los últimos 13 años de su vida no probó alimento, ni bebida y tan sólo se mantuvo de la Comunión. Entregada a la vida de oración y ayuno, en 180 ocasiones experimentó místicamente la pasión de Cristo con mucho sufrimiento.

Miles acudían a su lecho para recibir de ella palabras de consuelo y se hizo Cooperadora Salesiana.

El 13 de octubre de 1955, aniversario del “milagro del sol” que se produjo en Fátima 38 años antes, partió a la Casa del Padre. Antes de morir dijo: “No pequen más. Los placeres de esta vida valen nada. Reciban la Comunión; recen el rosario todos los días. Esto, lo resume todo”.

A pedido de la Beata, quedó escrito en el epitafio de su tumba la siguiente inscripción: “Pecadores: Si las cenizas de mi cuerpo pueden ser útiles para salvarte, acércate. Si es necesario pisotéalas hasta que desaparezcan, pero no peques nunca más. No ofendas más a nuestro amado Señor. Conviértete. No pierdas a Jesús por toda la Eternidad. ¡Él es tan bueno!”.

San Juan Pablo II la beatificó en el 2004 y en aquella ocasión señaló que “en el ejemplo de la beata Alejandrina, expresado en la trilogía ‘sufrir, amar y reparar’, los cristianos pueden encontrar estímulo y motivación para ennoblecer todo lo que la vida tiene de doloroso y triste con la mayor prueba de amor: sacrificar la vida por quien se ama”.

Más información en el siguiente enlace:

Visto 35 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.