Miércoles, 28 Octubre 2020 13:11

El Papa Francisco impone el palio al nuevo Patriarca Latino de Jerusalén

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

El nuevo Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, recibió en la mañana de este miércoles 28 de octubre en la Casa Santa Marta del Vaticano, el palio de manos del Papa Francisco.

Mons. Pizzaballa ya era el Administrador Apostólico del Patriarcado desde el año 2016, cuando la sede que acoge a 300 mil católicos de Israel, Palestina, Jordania y Chipre quedó vacante. Cuando Mons. Pizzaballa fue nombrado Administrador Apostólico, el Patriarcado tenía una deuda de más de 100 millones de dólares.

En una reciente entrevista con EWTN News en Roma, Mons. Pizzaballa comentó que “han sido cuatro años difíciles. Yo tenía una orden clara: primero poner orden en la administración”, lo que hizo pagando la deuda con ayuda de donaciones internacionales, bajando costos y vendiendo algunas propiedades en Nazaret.

Anteriormente, había sido Custodio de Tierra Santa y Guardián del Monte Sión desde mayo de 2004 hasta abril de 2016.

La imposición del palio tuvo lugar mediante una sencilla ceremonia presidida por el Pontífice en la capilla de la residencia del Papa.

Los palios son la insignia exclusiva de los arzobispos residenciales o metropolitanos y recuerda la unidad con el Sucesor de Pedro. Es una banda de lana blanca en forma de collarín, adornada con seis cruces de seda negra. Es semejante a una estola y se utiliza a modo de escapulario. Es de tela blanca salpicada de cruces, que les envía el Papa como distintivo de su especial dignidad.

La lana significa la aspereza de la reprensión a los rebeldes; el color blanco, la benevolencia hacia los humildes y penitentes. Tiene cuatro cruces situadas delante y detrás, a la derecha y a la izquierda, que significa que el obispo debe poseer vida, ciencia, doctrina y poder. Se relaciona también con las cuatro virtudes cardinales, teñidas de púrpura por la fe en la Pasión del Cristo.

El nuevo Patriarca, que habla italiano, hebreo e inglés, dijo además en la entrevista que se le encomendó la tarea de mejorar la situación pastoral en Tierra Santa, además de alentar la unidad entre los sacerdotes y las distintas comunidades cristianas en Jordania, Israel, Palestina y Chipre.

“Al principio fue muy difícil pero una vez que fuimos transparentes creo que la comunidad apoyó mucho y pudimos superar nuestros problemas y finalmente darle vuelta a la página”.

Mons. Pierbattista Pizzaballa nació el 21 de abril de 1965 en Cologno al Serio, provincia de Bérgamo (Italia). Entró en el Seminario Menor de la Provincia Franciscana de Cristo Rey, en Bologna, en septiembre de 1976. El 5 de septiembre de 1984 comenzó su noviciado en el convento de La Verna.

Hizo la profesión temporal en La Verna el 7 de septiembre de 1985 y la profesión perpetua en Bologna el 14 de octubre de 1989. Después de su primer ciclo de estudios filosófico-teológicos, obtuvo su licenciatura en Teología en el Pontificio Ateneo Antonianum de Roma. El 27 de enero de 1990 fue ordenado diácono y el 15 de septiembre de 1990 fue ordenado sacerdote.

Llegó a la Custodia Franciscana de Tierra Santa el 7 de octubre de 1990 y completó sus estudios de especialización en el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén en 1993. Más tarde fue profesor de hebreo bíblico en la Facultad Franciscana de Ciencias Bíblicas y Arqueológicas de Jerusalén.

Comenzó su servicio en la Custodia de Tierra Santa el 2 de julio de 1999. El 9 de mayo de 2001 fue nombrado Guardián del Convento de los Santos Simeón y Ana en Jerusalén. Comprometido con el cuidado pastoral de los fieles católicos de expresión hebrea, fue nombrado Vicario Patriarcal en 2005 hasta 2008.

El Definitorio general de la Orden de Hermanos Menores lo eligió Custodio de Tierra Santa y Guardián del Monte Sión en mayo de 2004, cargo que desempeñó hasta abril de 2016.

El 24 de junio de 2016, el Papa Francisco lo nombró Administrador Apostólico del Patriarcado de Jerusalén de los Latinos. El 10 de septiembre del mismo año recibió la consagración episcopal. Es miembro de la Congregación para las Iglesias Orientales.

Por medio de un comunicado de prensa, el Patriarcado Latino de Jerusalén expresó su alegría por el nombramiento: “Con sentimientos de alegría y gratitud, la familia del Patriarcado Latino de Jerusalén, Amán, Nazaret y Chipre, en particular los obispos, vicarios patriarcales, sacerdotes, seminaristas, diáconos y religiosos, consagrados, el pueblo de Dios en todas las parroquias, así como los trabajadores en las instituciones diocesanas, felicitan al nuevo Patriarca deseándole a Su Beatitud el éxito para cumplir estas responsabilidades excepcionales, especialmente en estas circunstancias inusuales”.

El comunicado finalizó deseando “que Su Beatitud tenga buena salud y la bendición divina para seguir sirviendo a nuestra Iglesia local, mientras promueve la paz, la justicia y la reconciliación”.

Visto 17 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.