Jueves, 10 Septiembre 2020 23:27

Presidente Obispos de Europa pide solidaridad tras incendio en campo de refugiados

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

El Presidente de la Comisión Episcopal Europea y Arzobispo de Luxemburgo, el Cardenal Jean-Claude Hollerich, manifestó su consternación por el incendio producido en el campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos (Grecia).

Según informó Vatican News, el Cardenal Hollerich hizo un llamamiento a los países de Europa para que asuman su responsabilidad con los refugiados.

El campo de refugiados de la isla griega de Lesbos, que fue visitado por el Papa Francisco en el año de 2016, sufrió un grave incendio durante la madrugada del pasado miércoles 9 de septiembre.

Aun se desconocen las causas que lo originaron y el fuego fue controlado durante el día de ayer.

Según recoge Vatican News, el presidente de los Obispos de Europa aseguró que “debemos aceptar nuestra responsabilidad como seres humanos. Esto significa que todos los países que han prometido acoger a los niños y a los enfermos no siempre deben posponerlo por cualquier razón. En vez de eso, deberían hacerlo ahora. También creo que la Iglesia debe actuar. Sant'Egidio está muy presente, y ya han llevado a muchas personas por los corredores humanitarios, especialmente en Italia. Y si la pobre Italia todavía puede acoger a toda esta gente, no entiendo por qué los países menos afectados por la crisis de coronavirus no pueden también hacer su contribución".

Además aseguró que “muchos gobiernos están escuchando a la derecha radical que no quiere refugiados”.

Algo, que en su opinión,“está llevando a Europa a la inhumanidad, estamos perdiendo nuestro sentido de la humanidad”.

En ese sentido recordó que a pesar de la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, sigue siendo importante “compartir en el sentido cristiano de la palabra” porque ésto “también significa compartir cuando uno es pobre”.

El propio Cardenal Hollerich visitó el campo de Moria en 2019 y luego recibió a dos familias de refugiados en su archidiócesis en Luxemburgo.

“Puedo decirte la alegría que siento cuando visito a estas dos familias", dijo el cardenal. "La gente está tan feliz de tener una vida normal. Los niños, que nunca tuvieron la oportunidad de ir a la escuela, están aprendiendo el alfabeto mientras hablamos. Tienen esperanza de vivir. Hay que dar esperanza a esta gente", aseguró.

Visto 7 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.