Martes, 28 Enero 2020 16:37

Vaticano celebra primer Congreso Internacional de Pastoral de los Ancianos

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

El Vaticano acogerá desde mañana miércoles 29 de enero y hasta el próximo viernes 31 el Congreso Internacional de Pastoral de los Ancianos, que se desarrollará con el lema “La riqueza de los años”.

El evento, organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, reunirá en el Centro de Congresos Augustinianum a cerca de 550 expertos y trabajadores pastorales procedentes de 60 países.

Se trata de la primera ocasión en que la Santa Sede organiza un congreso de estas características. Su misión es impulsar una reflexión pastoral sobre el papel de los ancianos en la Iglesia y en la sociedad.

La cultura del descarte, la responsabilidad de las familias con los ancianos o la vocación de los ancianos dentro de la Iglesia son algunos de los temas que se debatirán en las sesiones de trabajo.

De esta manera, la Iglesia pretende incidir en que siempre permanecerá al lado de los ancianos, recordando que también ellos están llamados a reconocer el don de la vida y de la fe recibida viviendo una conversión pastoral que sitúe la gratuidad en el centro.

En ese sentido, los organizadores del evento pusieron el acento en que la Iglesia no puede permitir que se les prive a estas personas de su contexto familiar.

A lo largo de su Pontificado, el Papa Francisco subrayó numerosas veces la necesidad de que las personas conserven sus raíces, raíces que se encuentran en los ancianos de las familias.

También valoró lo mucho que pueden aportar a las sociedades de hoy: “Los ancianos en buena condición de salud pueden ofrecer alguna hora de su tiempo para ocuparse de personas necesitadas, enriqueciéndose así también a sí mismos”, dijo en un discurso pronunciado el pasado mes de diciembre a los miembros de la Asociación Nacional de Trabajadores Ancianos.

En otra ocasión, durante una Misa celebrada en la Casa Santa Marta, el Pontífice advirtió que “cuando se descuidan a los ancianos se pierde – digámoslo sin vergüenza – la tradición, la tradición que no es un museo de cosas viejas, es la garantía del futuro, es el jugo de las raíces que hace crecer el árbol y da flores y frutos”.

Visto 10 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.