Viernes, 10 Enero 2020 17:02

Papa Francisco invita a dos jóvenes rehabilitados de las drogas a ser monaguillos

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

Benjamín Cruz y Daian Agüero, dos jóvenes argentinos recuperados de la drogadicción participaron como monaguillos durante la Misa que presidió el Papa Francisco en la capilla de la Casa Santa Marta, del Vaticano.

Ambos jóvenes de Santiago del Estero pertenecientes al centro de rehabilitación de adicciones “Centro Día San Vicente” viajaron a Roma junto al director del centro, el P. Cristian Viscardi, de la Congregación de los Hermanos Misericordistas.

El P. Viscardi, que labora en el Hogar de Cristo, viajó a Italia, como lo hace cada tres años, para ver a su familia ubicada en un pueblo de la provincia de Bergamo. Este año también fueron invitados los jóvenes.

“En junio solicitamos la posibilidad de participar de la Misa del Papa, en Santa Marta, y unos días antes de diciembre nos llegó la invitación. Sin embargo, jamás nos imaginamos que Benjamín y Daian terminarían de monaguillos de Francisco”, contó el sacerdote a El Liberal.

El martes 6 de enero, minutos antes de comenzar la Eucaristía, les avisaron que el Papa Francisco los invitaba a ser monaguillos.

Luego de terminar la Misa, el Santo Padre se acercó a conversar con los jóvenes. “Fue algo muy significativo para los chicos y para mí”, manifestó el director del centro de rehabilitación. 

Ellos obsequiaron “un mate, un logo del Hogar de Cristo San Vicente, el cual fue recibido muy bien por el Sumo Pontífice”, describió el sacerdote.

También “un cuadrito realizado por los cartoneros de Quilmes, que tenía el lema ‘Recibir la vida como viene’. Detrás tenía la firma de todos los chicos del centro y el Papa lo firmó en la parte de adelante. El cuadrito volverá a Santiago como recuerdo”, precisó.

Durante el breve encuentro, el Papa Francisco los alentó a continuar “con el trabajo de red de los Hogares de Cristo, en los cuales luchamos contra las adicciones”, dijo el sacerdote.

“Él nos pidió no cerrarle las puertas a nadie e intentar seguir siempre adelante, con todo lo que significa enfrentar los problemas que se presentan hoy en día en relación con la droga”, contó el P. Viscardi.

“Nosotros estamos todavía muy emocionados con esta experiencia. No la podemos describir. Fue algo único e inesperado”, sostuvo el sacerdote.

La Congregación de los Hermanos Misericordistas tienen distintas obras sociales en Santiago del Estero. El P. Viscardi trabaja especialmente con jóvenes en adicciones del barrio La Católica, afiliado a la Pastoral de Adicciones a los Hogares de Cristo, junto con el apoyo de la Fundación Nocka Munayki.

Visto 12 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.