Martes, 07 Agosto 2018 17:04

Sacerdote explica regreso de familias cristianas a la Llanura de Nínive después del ISIS

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

La noche del 6 al 7 de agosto de 2014, el Estado Islámico (ISIS) atacó Qaraqosh, la principal ciudad cristiana de la Llanura de Nínive, tras varias jornadas de presión a las familias cristianas.

Qaraqosh y otras ciudades como Karamles y Teleskuf fueron tomadas totalmente por el Estado Islámico y en total, unos 120 mil cristianos fueron expulsados de esta región en el norte de Irak.

Decenas de miles de personas huyeron hacia la ciudad de Erbil, situada hacia el este, en la zona del Kurdistán y donde la estabilidad era mayor.

Durante la toma y ocupación del Estado Islámico de estas ciudades, los terroristas arrasaron con todo. Quemaron y profanaron las iglesias y monasterios y también destruyeron las casas y las carreteras.

A finales del año 2017 gracias a la ayuda del ejército iraquí y kurdo, los terroristas fueron expulsados de la Llanura de Nínive. Desde entonces ha comenzado la reconstrucción de las casas y la vuelta de los cristianos a esta zona de Irak.

El sacerdote siro católico Giorgio Lahola, responsable de la reconstrucción de la ciudad de Qaraqosh, explicó a ACI Prensa cómo se está llevando a cabo y cuáles son sus esperanzas a pesar de las graves dificultades por el avanzado estado de destrucción en el que se encuentra la ciudad.

“Con la llegada del Estado Islámico, Qaraqosh se vació totalmente de gente”, recuerda el sacerdote y precisa que “2.200 casas estaban totalmente quemadas”.

Sin embargo, gracias a la ayuda de numerosas organizaciones que están colaborando económicamente para la reconstrucción de las casas e iglesias de esta ciudad, actualmente unas 5.200 familias, el 60% del total, ya han vuelto a Qaraqosh trayendo de nuevo la presencia cristiana a esta zona de Irak.

Según afirmó el P. Lahola a ACI Prensa, “sin la ayuda de organizaciones cristianas no hubiéramos podido comenzar la reconstrucción, especialmente por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), que es nuestro principal colaborador en la reconstrucción. Sin la ayuda de los cristianos de otros países no hubiéramos podido comenzar”.

Uno de los momentos que según el P. Lahola “más ánimo espiritual y psicológico” les dio fue la “ceremonia del olivo”, por la que responsables de ACN entregaron una rama de olivo a cada una de las familias que se instalaron de nuevo en Qaraqosh, como símbolo de las profundas raíces cristianas que existen en esta tierra.

A pesar de que en esta ciudad existen todavía numerosos edificios totalmente destruidos por las bombas y los servicios de luz y agua van llegando poco a poco a toda la población, el P. Lahola está seguro de que paulatinamente se conseguirá que los cristianos rehagan su vida allí.

“Soy optimista, quizás no vemos resultados concretos pero estoy seguro de que saldremos adelante”, aseguró y destacó que “los habitantes de Qaraqosh están felices de haber vuelto, de poder celebrar las Misas en sus iglesias. La seguridad ahora mismo en esta zona es del 100% pero cuanta más población haya en Qaraqosh, más segura será y necesitamos ayuda para asegurar nuestra presencia aquí”.

Según explicó, era imposible imaginar que las ciudades cristianas de la Llanura de Nínive hubieran sido liberadas y que los cristianos no volvieran a sus casas, porque la unión con esta tierra viene de hace miles de años y considera una “obligación” dar testimonio de Cristo en esta tierra.

Visto 11 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.