Martes, 08 Mayo 2018 12:08

El Papa avisa: El diablo está derrotado, no os dejéis engañar por él

Escrito por  Aci Prensa
Valora este artículo
(0 votos)

“El diablo está derrotado”, “podríamos decir que está moribundo”, pero todavía tiene gran poder, gran capacidad de seducción, es como un perro rabioso encadenado que tiene la capacidad de morder en cuanto ve la ocasión. Así lo describió el Papa Francisco, que insistió en la necesidad de no acercarse al demonio, no dialogar con él y refugiarse en la Virgen María cuando ataca con sus tentaciones.

En la homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este martes 8 de mayo, el Santo Padre advirtió que “el diablo sabe qué palabras decir” para seducir a las personas, “y a nosotros nos gustar se seducidos”.

“Él, el diablo, tiene esa capacidad, esa capacidad de seducir”, advirtió. “Por eso es tan difícil de entender que está derrotado, porque se presenta con gran poder, te promete muchas cosas, te da regalos, bellos, bien envueltos. Y podemos pensar: ‘¡Oh, qué bonito!’. Pero tú no sabes qué es lo que hay dentro. Sabe presentar sus propuestas ante nuestra vanidad, ante nuestra curiosidad, y nosotros lo compramos todo, cedemos ante las tentaciones”.

El diablo, continuó el Pontífice, “es peligrosísimo. Se presenta con todo su poder, y sus promesas son todas mentira, y nosotros, como tontos, las creemos. Sabe hablar bien, es capaz de cantar para engañar. Es un derrotado que se mueve como si fuera un vencedor. Sus luces son deslumbrantes como fuegos artificiares, y como tales, no duran, se desvanecen. Por el contrario, la luz del señor es suave, pero permanente”.

Francisco explicó que “debemos estar atentos a no dialogar con el diablo como, por el contrario, hizo Eva: se creyó la gran teóloga y cayó”. Por el contrario, Jesús en el desierto no lo hace, responde con la Palabra de Dios. Por ello, el Papa insistió en que no se puede dialogar con el diablo: “Con el diablo no se dialoga, porque él nos vence, es más inteligente que nosotros”.

En cambio, el Pontífice animó a buscar refugio en la Virgen María ante las acciones del diablo. El diablo “es un condenado, es un derrotado, un encadenado que está a punto de morir, pero es capaz de causar estragos. Nosotros debemos rezar, hacer penitencia, no acercarnos, no dialogar con él”.

“Debemos ir donde la madre, como los niños. Cuando un niño tiene miedo, va junto a la madre: ‘¡Mamá, mamá…, tengo miedo!’”. “Id donde la Virgen, ella nos custodia. Los Padres de la Iglesia, sobre todo los místicos rusos, dicen: en el tiempo de las turbaciones espirituales, hay que refugiarse bajo el manto de la gran Madre de Dios. Ir donde la Medre de Dios. Que ella nos ayude en esta lucha contra el derrotado, contra el perro encadenado para vencerlo”, concluyó.

Visto 52 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.